Cercanos

Blog

Voz. Experiencia. Deseos

La visión del tico construyendo su Patria

Costa Rica está cada vez más cerca de encontrarse con sus 200 años de vida independiente con retos, logros y nuevas tendencias sociales que marcan el camino de un país en busca del progreso. Celebramos el 197 aniversario, de aquel momento en el que de forma desapercibida 50 000 habitantes, distribuidos en pequeñas aldeas, se enfrentaban a una realidad distinta, siendo la provincia más atrasada y pobre de la zona, al punto de que se enteraron de tal noticia hasta el 13 de octubre del mismo año, despertando distintas posiciones.

Quiero partir de estos hechos puesto que en muchas ocasiones se nos olvida de donde venimos y creemos que en la lucha actual de los distintos movimientos sociales del país, todos creemos tener la verdad absoluta y deseamos que los demás se acomoden a mis deseos e intereses, pero, nos hemos preguntado, ¿qué es lo que realmente necesito, individualmente, para aportar en el progreso del país? y ¿cuál es mi mejor talento con el que pueda servir en la construcción de la Patria?.

Si nos detuviésemos a definir un perfil del talento en Costa Rica de aquella época con el de hoy, a pesar de los avances y diferencias, la identidad es la misma, la esencia no cambia y la reacción debe ser un acto de elección personal que nos lleve a otro horizonte por descubrir. Usted dirá con cuál se identifica:

  1. Los de visión corta; son aquellos que lo único que hacen es repetir patrones de comportamiento, generalmente familiares. La elección de carrera, la decisión política y hasta el equipo de futbol. Nadie esta diciendo que sea malo, siempre y cuando exista un argumento de elección, pero en general no sucede y vemos su impacto en el ámbito laboral; el profesional que se quedó en cumplir con una tarea y listo. Acomodado y con privilegios intocables porque así me enseñaron.

  2. Los de visión incierta; estos son aquellos que se quedan en ver como todo sucede sin tomar una acción, ven pasar las ideas, posiciones e inclusive creen que no les afecta la realidad del entorno. Usted les pregunta, ¿sabe porqué está sucediendo esto? y solo repiten lo que escucharon o no dan opinión certera. Estos son los más riesgosos, porque viven casi que por “default” y sus decisiones personales ni siquiera existen. En el ámbito laboral son lo que si les preguntamos ¿porqué está trabajando aquí? dicen por dinero, usted y yo lo hacemos, pero si esa es la motivación primaria…

  3. Los de visión activa; los famosos agentes de cambio, los que conocen una realidad; la analizan, estudian y proyectan formas de elevar el progreso desde su vida diaria, los que aman lo que tienen y trabajan por ello, los que dijeron yo creo en mi talento y tienen un porque para hacer las cosas. Puede que hayan aprendido, pero tomaron lo necesario de allí para ir por más y evolucionar su calidad de vida y la de los suyos, porque piensan en un beneficio común. En el ámbito laboral, son los que despuntan y pasan de lo ordinario a lo extraordinario.

No hay persona que se encierre en un solo tipo, pero es muy sencillo distinguir la proporción de cada uno, por eso digo que nadie tiene la verdad absoluta pero si tenemos la oportunidad de elegir mi visión. Costa Rica vive momentos claves por los que llegaría la hora de pasar, es parte del proceso evolutivo, y es trascendental medirnos a sí mismos para que construyamos la noticia y no la veamos llegar, quizás para ese entonces ya sea tarde.


Bernal Fonseca | Director de Cercanos

Bernal FonsecaComment