Cercanos

Blog

Voz. Experiencia. Deseos

5 pasos para elaborar el pitch ganador

  • La claridad de ideas fusionada con la efectividad del tiempo podría marcar la diferencia en un buen o mal discurso.

San José, Costa Rica. En el mundo actual las estrategias de comunicación y transmisión de ideas están caracterizadas por dos cosas esenciales, claridad y tiempo. Pensar en qué decir muchas veces nos lleva a memorizar y repetir exactamente lo que hemos preparado, sin duda alguna un grave error. Es importante tener un listado de puntos que deje claramente las ideas y haga entendible el mensaje que se pretende dar.

Por otro lado, el tiempo. Vivimos en un mundo cargado de información y altamente dinámico, esto nos obliga a que los momentos en los que tengamos a la persona, que sabemos tiene que conocer nuestras ideas, podamos contarle lo necesario sin atrasar su agenda, porque si lo hacemos bien, ya será después esa persona la que disponga de su agenda para nosotros.

El Pitch es una herramienta que nos reta a unir estos dos elementos y causar el impacto necesario para ampliar en otras ocasiones. Las principales características de esta herramientas son:

  1. Busca influir e impulsar a otros a una acción, la de elegirte.

  2. Transmite tu idea fusionándola con experiencias.

  3. Debe ser adaptable al público con el que se interactúa.

  4. Provoca el deseo de seguir escuchando.

  5. Tiene que tener datos estadísticos sobre el que se fundamenta la idea.

photo-1517409091671-180985f2ca15.jpeg

¿Cómo podemos construirlo?

Desde nuestra experiencia con distintos profesionales, ojalá todos pudiesen realizar su propio pitch profesional y empresarial, se puede trabajar con base en los siguientes puntos que fusionan distintas etapas del desarrollo de una idea o proyecto:

  1. ¿Quiénes somos?; se debe iniciar contando desde lo que hemos descubierto y nuestro principal valor diferenciador lo que, o a quienes, representamos.

  2. Reflejar la necesidad; cada persona del público vive envuelta en la misma realidad, o al menos ha escuchado lo que otros viven. Partiendo de la frase “Les ha pasado que…” podríamos entrar en estado de empatía con el público y hacerlos parte de la historia que estamos por comunicar.

  3. Esto es lo que hago; acá está el centro de la presentación y salir con la claridad de ideas suficiente, siembra el camino para el gran cierre. Es importante tomar en cuenta estas preguntas; ¿qué es lo que hago?, ¿porqué lo hago? y el verdadero ¿para qué? o propósito detrás del tiempo invertido en tu idea.

  4. ¿Cómo lo hacemos?; a esta altura el público ya está involucrado con la idea, entiende porque se ha trabajado en ello y lo que resuelve en el entorno, pero viene la pregunta clásica, ¿cómo consiguen eso?. Fusionar la estrategia y acciones de la idea junto con valores podría ser una mezcla ideal.

  5. Slogan; luego de todo lo dicho hay que rematar la presentación y un juego de palabras o frase debe ser lo que cada persona del público retenga y así recuerde el resto del tiempo de conversación.

Alrededor nuestro existen infinidad de guías, planteamientos o propuestas para realizar un “pitch”, sin embargo, lo más importante es disfrutar de esta experiencia, reunir los mejores pasos y consejos, pero no tratar de calzar un esquema al proyecto a presentar, sino tomar lo mejor de cada uno y hacer de tu presentación un momento único, que garantice obtener una nueva oportunidad para conversar. Una última cosa a reiterar, el “pitch” no se aprende y no se repite, se adapta y se transmite de acuerdo al público presente.

Redacción | Cercanos

Bernal FonsecaComentario