Cercanos

Blog

Voz. Experiencia. Deseos

¿Por qué la Generación Z no ha reemplazado el mundo offline?

  • La Generación Z, muchas veces reducida simplemente a la adicción al smartphone, en realidad no está tan lejos del mundo real.

San José, Costa Rica. La Generación Z tiene una relación diferente con los medios digitales, pero esto no corresponde exactamente a los prejuicios habituales. Al contrario de lo que pregonan los medios sobre los adolescentes actuales, estos están entrenados en un uso rápido e ininterrumpido de los medios digitales, pero reconocen más que nunca dónde están los límites de ese mundo online. Es lo que afirma Anton Kozka, de la consultora Happy Thinking People, en un artículo publicado en el portal alemán Horizont.

Esta generación es la primera que ha crecido con el medio digital. Comparada con la Generación X o incluso con la Y, no ha tenido que aprender el manejo del mundo online (con todas sus consecuencias) y adaptarlo a un conjunto de formas de pensamiento y patrones de acción ya existentes. Más bien, esta generación ha crecido en un mundo en el que el smartphone, las redes sociales y las tecnologías digitales se han convertido en el estándar.

photo-1532635241-17e820acc59f.jpeg

Así que la Generación Z no es partidaria ni de la magnificación ni de la demonización del mundo online. Simplemente utiliza el mundo digital de manera pragmática, para sus propias necesidades, y deja de usarlo cuando se agotan sus beneficios.

La Generación Z no tiene que renunciar a lo digital para volver a ser analógica

Por supuesto, la desintoxicación digital también es un término familiar para la Generación Z, pero esta generación no tiene que renunciar a lo digital para volver a ser analógica. A menudo, esta distinción entre online y offline es impulsada por las generaciones anteriores. La Generación Z, en cambio, vive en un mundo natural y "digilógico".

La vida "digilógica" de la Generación Z también se refleja en el uso de plataformas de social media Snapchat o Instagram. Desde el exterior, el comportamiento de esta generación parece casi adictivo: no importa en qué entorno se encuentren los adolescentes, el smartphone está siempre a mano, ya sea para reunirse con amigos, comer con la familia (si es que todavía sucede), en el colegio, en la cama o incluso hablando con el investigador de mercados.

La continua popularidad de los medios digitales para la Generación Z se debe también a la velocidad y el paralelismo con el mundo de hoy. Mientras que, en el pasado, prevalecían la linealidad y las limitaciones, hoy todo es visible y, al menos supuestamente, está disponible en el mismo momento, gracias a internet.

En este mundo de instantaneidad, los adolescentes, en particular, pueden sentirse presionados para mantenerse al día con las tendencias y noticias actuales.

En este mundo de instantaneidad, los adolescentes, en particular, pueden sentirse presionados para mantenerse al día con las tendencias y noticias actuales. Al fin y al cabo, como ya ocurría en el pasado, el individuo de la Generación Z no quiere quedarse atrás ni convertirse en un extraño dentro de su grupo. Con ayuda de las tecnologías digitales consigue captar las noticias cruciales de manera rápida y sencilla y luego usa este conocimiento en el mundo offline. Y este mundo offline también es lo primero para esta joven generación. Si se les pregunta a los adolescentes de qué no podrían prescindir, inmediatamente responden: "amigos y familia". Aunque la Generación Z se comunica casi exclusivamente a través de Snapchat, WhatsApp e Instagram, las discusiones realmente importantes sobre temas cruciales (las que hablan sobre el estrés escolar, el malestar o las peleas en la familia), siguen siendo cara a cara. Sólo entonces puede el adolescente puede hablar "abierta y desinhibidamente". Pero, por supuesto, esta cita se hará a través de las redes sociales.

El grupo de coetáneos también es un punto de referencia muy importante para la inspiración y las tendencias, incluso más importante que los eventos online. Por supuesto, los influencers y las tendencias de YouTube desempeñan un papel clave, pero sigue siendo el grupo el que en última instancia decide quién está de moda, qué tendencia es interesante y qué zapatillas de deporte se deben usar. Aquí, el mundo digital tiene más una "función de sugerencia", pero el mundo real suele tener la última palabra.

La relación con el mundo online no puede reducirse simplemente a una adicción a los smartphones. Es un juego complejo de lo digital y lo analógico, en el que a veces uno, a veces el otro, está en primer plano, pero nunca predomina del todo uno solo. Y si se le pregunta por el poder abrumador del mundo online, el adolescente de la Generación Z se encoge de hombros y responde: "ah, eso ya lo hemos tenido que escuchar todos, para nosotros es casi como era antes de ayer", antes de volver a coger el smartphone.

Por Marketing Directo

Bernal FonsecaComment